Montaña de gas y polvo

Galopadas salvajes sin fin ni rumbo,
infinitamente sin Dios ni amo.
Despertares en gritos ahogados
y sudores fríos ahora sin polvo.

Mareas imposibles sin diques,
corrientes con contras y peros.
Tormentas y granizo en la psique,
kilos de arena sin puerto.

Abarcan un sinfín de monturas
sin cuerdas, redes, Estados ni establos
tus empapados locos mares de cordura.

Ya no bailan de la mano diablos,
cada vez menos la cabeza en llamas;
ahora galopo viento a favor de tu fervor.

Share: