Mi eterna oscuridad

Sentimiento difuso el déjà vu futuro del presente pasado.
Complicado avanzar cuando nadas a contra corriente
por los desiertos de la duda rezando
por ver de nuevo esa mano a lo lejos.

La mano desconocida, que conoces de memoria
tras haberla imaginado en sueños una y otra vez
en las noches cerradas por derribo, temblando de miedo
entre vértigos y estrellas.

Siempre vi todo más claro entre mi eterna oscuridad.
Siempre confundí cualquier destello con esa ansiada señal.
¡A la mierda, no ataré más cabos,
mientras los lazos se hunden sin mirar atrás!
No me aferraré a la mano de la correcta conformidad.

Lo vuelvo a intentar pero ya no veo tu mirada entre los ojos de la gente al pasar.
Me acostumbré tanto a caminar siempre a ciegas, que
cuando la delegada gasa que me cubría, cayó;
dolía de verdad el brillo de la cruda realidad.

Pero vuelvo a caer, ¡Joder morder el polvo siempre entre ceja y ceja! Y se aleja…
Se aleja mientras vuelo esquivando los fantasmas
rozando los océanos de arena de la sinrazón.

Dejar que se filtre el tiempo entre los dedos mientras me observas a lo lejos siempre fue una bonita pero incompleta solución.

‘The answer my friend is blowing in the wind’

Share: